COMUNICADO OFICIAL: DESIGNACIÓN CARTELISTA 125 ANIVERSARIO FUNDACIONAL

El Consejo de la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada, de la Casa Salesiana de la Santísima Trinidad, reunidos todos sus miembros han tenido a bien designar, por unanimidad, al artista D. Fernando José Aguado Hernández, comoilustrador del Cartel Conmemorativo del 125 Aniversario Fundacional de la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada que se celebrará D.m a lo largo del año 2021, acompañado de un amplio programa de actos, cultos y celebraciones,  que la corporación salesiana dará a conocer el próximo mes de octubre.

Fernando José Aguado Hernández, nace en Sevilla el 28 de abril de 1979. Desde muy temprano, se despierta en él una gran atracción por las artes, destacando su habilidad en el dibujo desde la primera etapa escolar, apreciándose una considerable evolución y perfeccionamiento con el paso de los años.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, se especializó en la escultura y en el campo de la restauración y conservación de obras. Es en esta materia en la que toma su especialidad universitaria, complementando su formación en dicha tarea y en la rama escultórica en al taller de su maestro, Juan Manuel Miñarro López, doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, y prestigioso escultor-imaginero y restaurador.

Posee su propio estudio-taller en Sevilla, donde realiza su producción, ampliando su abanico profesional tanto en el dominio de sus especialidades como en el campo del arte contemporáneo y de vanguardia.

Dentro del campo pictórico ha realizado numerosos carteles alusivos a la Semana Santa, así como numerosos trabajos para particulares tanto de tema profano como religioso, realizando obras y carteles para Instituciones y Hermandades como San Gonzalo, la Macarena, las Aguas, San Benito, cartel de las Glorias y Junio Eucarístico del Consejo de Cofradías, Pregón Universitario, Romería del Rocío o el de la Velá de Santa Ana entre otros.

 De igual manera ocurre con la escultura, donde arranca con su primera obra:  la Imagen del Cristo de la Caridad para la Hermandad del vecino barrio de San José Obrero. Su obra de imaginería abarca desde Andalucía en localidades como Jerez, Córdoba o Torredelcampo entre otras, hasta nivel nacional por ejemplo para Hellín, Aspe, Guadalajara o Madrid o internacional como Roma y Sudamérica. En Sevilla, pueden destacarse obras como la remodelación y nuevas Imágenes del paso de la Borriquita de la Hermandad del Amor de Sevilla, el Cirineo de San José Obrero, las cartelas de los Pasos del Cristo de la Salud de San Bernardo o las esculturas y diseños de las corazas del Misterio de la Sentencia de la Hermandad de la Macarena entre otros.

En nombre de todo el consejo, queremos aprovechar la ocasión para agradecer su disposición y darle nuestra más sincera enhorabuena, mientras esperamos ansiosos la que, a buen seguro, será una gran obra que vendrá a enriquecer más, si cabe, el patrimonio pictórico de nuestra Archicofradía y también favorecer la presencia de la Santísima Virgen en los corazones de todos y cada uno de sus devotos, en este próximo año de una manera especial.

FALLO DEL JURADO “CONCURSOS MAYO 2020”

En Sevilla, siendo las 12:00 horas del 9 de junio de 2020, y tras reunirse los miembros del Jurado del Concurso de Dibujos, Altares y Balcones convocado por la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada en el pasado mes de mayo de 2020.

Una vez realizada la valoración de los componentes del jurado, se acordó otorgar los siguientes premios:

MODALIDAD DE DIBUJO:

  • 1er. Premio: Sebastián Polo Cotán

MODALIDAD BALCONES:

  • 1er. Premio: Luis Ángel Morilla Fernández

MODALIDAD ALTARES:

  • 1er. Premio: Pepe Ponce Montalvo

GANADORES SORTEO REDES SOCIALES:

– Instagram: Rubén Sánchez

– Facebook: Ángeles Corral Serrano

– Twitter: Enrique Machado Domínguez

Desde la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada queremos agradecer a todas las personas que han participado en este concurso. La ENTREGA DE PREMIOS del concurso, así como la de los ganadores del sorteo a través de nuestras redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter) durante el mes de mayo se realizará en el trascurso de la Eucaristía de Conmemoración mensual del 24 de junio (20.00h).

COMUNICADO OFICIAL REAPERTURA Y NOVENA

Queridos miembros de la Archicofradía de María Auxiliadora y devotos:

Tras el cambio de las condiciones de movilidad, como consecuencia de la nueva fase de confinamiento en la que entramos en Sevilla a partir de este lunes 11 de mayo, y siguiendo las directrices marcadas en el Decreto dictado por D. Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla, la Comunidad Salesiana de la Trinidad ha procedido a comunicar que, siguiendo las directrices marcadas y, estableciéndose las correspondientes medidas, que permitan garantizar la seguridad de todos los fieles y devotos, la Basílica de María Auxiliadora se reabrirá al público, a partir del lunes, reanudándose así la celebración de la Eucaristía. Dichas medidas implican la reducción de un aforo limitado al 30% de su capacidad, por ello en los horarios de culto no podrán acceder a la misma más de 110 personas.

Teniendo en cuenta lo anteriormente dispuesto, pasamos a informar que los horarios de apertura quedarán establecidos de la siguiente manera:

  • Mañanas: De 10.00h a 13.00h
  • Tardes: De 18.00h a 21.00h

Celebración de las Eucaristías:

  • Lunes a sábado: 11.00h y 20.00h
  • Domingos: 09.30h, 11.00h, 12.00h, 13.00h y 20.00h

Rosario: 

  • Todos los días a las 19.30h

Adoración: 

  • Todos los jueves a las 19.00h

De igual manera, recordaros que las Eucaristías se podrán seguir a través del canal YouTube (www.youtube.com/salesianostrinidadsev) y que según la directrices decretadas por nuestro Arzobispo, sigue vigente, mientras dure el estado de alarma, la dispensa de acudir a la celebración de la Eucaristía.

Con respecto a la celebración de la NOVENA, las restricciones de aforo, medidas de higiene y distanciamiento social seguirán siendo las mismas, celebrándose así dos novenas, una matinal a las 11.00h y la tradicional vespertina a las 20.00h. Solo se retransmitirá de forma online la novena de la tarde.

Así mismo ponemos en conocimiento de los miembros de la Archicofradía que tendrán la posibilidad de reserva de sitio para la Eucaristía de 20:00h de los días 13, 23, 24 y 29 de mayo, priorizándose en estos días los asientos para los miembros de la Asociación de María Auxiliadora como se hará el resto de los días de la novena, con los distintos grupos de la Casa.

El PLAZO DE RESERVA estará comprendido entre los días 11 y 21 de mayo en horario de 10.00h a 14.30h y de 17.00h a 20.30h, solo a través de llamada telefónica al número 656 82 02 80 y por orden de llamadas.

Se informa que el acceso reservado de miembros de la Archicofradía será ​desde las 18:00 h y hasta las 19:15h​, en caso de no poder asistir o no llegar a la hora indicada, una vez pasadas las 19:15h el sitio reservado pasará a disposición del resto de personas que estén esperando para acceder a la Basílica.

Rogamos a todos los fieles y devotos de María Auxiliadora, nos ayuden a facilitar los accesos y organización de los cultos en honor de la Santísima Virgen, sabiendo dispensar las dificultades e incomodidades que debido a esta situación de carácter excepcional se puedan llegar a generar en el transcurso de la novena, con la esperanza puesta en que con la ayuda de Dios y de su Madre pronto saldremos de esta situación y podremos reunirnos todos unidos a los pies de Nuestra Bendita Madre. Por tal motivo, todos los miembros del Consejo de la Archicofradía de María Auxiliadora os pedimos, desde este mismo momento, nuestras más sinceras disculpas por estas incomodidades a la vez que agradecemos vuestra colaboración.

Sin más, imploramos a la Santísima Virgen María, en su advocación de Auxiliadora de los Cristianos, interceda por la protección de todos sus devotos y ponga remedio para que pronto se decrete el final de esta situación.

«AUXILIADORA – 125 AÑOS RENDIDOS A TU DEVOCIÓN»

La Archicofradía de María Auxiliadora Coronada ha creado con motivo de la conmemoración de los 125 años de la llegada de la imagen, el 6 de mayo 1895, un audiovisual, que teniendo como epicentro la llegada de la protectora de los Salesianos a esta casa, realiza un recorrido por la devoción mariana de la talla a lo largo de estos años.

Una oportunidad única para conocer más de cerca el origen de la devoción a María Auxiliadora en la ciudad de Sevilla y como a lo largo de estos 125 años de historia se le sigue rindiendo culto de manera continuada.

Si no pudiste ver el estreno, podrás encontrarlo en nuestro canal de YouTube.

https://www.youtube.com/watch?v=fAU8HKy5v1U
Realización e imágenes: Juan Carlos Iglesias Francés
Locución: Manuel Pabón Jaén
Recopilación archivos históricos y literarios: Fernando José Grau Ruiz
Adaptación literaria: Rafael Barea Colorado

Guión:
Rafael Barea Colorado
Fernando José Grau Ruiz
D. Santiago María Gassin Ordóñez, SDB
Juan Carlos Iglesias Francés

Música original:
– Producción, arreglos y guitarra flamenca: Miguel González Chércoles
– Producción y bajo eléctrico: Mario Cano Sánchez
– Percusiones: Dario Vallecillo Pradillo

Colaboración musical:
Manuel Lombo
Antonio Iglesias Cortés
Diego Vargas Verdejo
Escolanía Salesiana María Auxiliadora
Fragmentos musicales de Artlist

LLAMAMIENTO A LA SOLIDARIDAD

Desde la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada queremos hacernos eco de las necesidades que los sevillanos puedan estar sufriendo, el pasado día 30 de abril conseguimos hacer un reparto de 200 mascarillas distribuidas entre la Comunidad Salesiana de la Trinidad, la Residencia Pedro Ricaldone, la Casa Madre de Santa Ángela de la Cruz y la Residencia San Camilo. De igual manera, en el barrio hemos puesto en marcha una recogida de alimentos destinados a cubrir las necesidades del barrio de   las 3000 viviendas en colaboración con la Parroquia salesiana Jesús Obrero.

Por consiguiente, queremos colaborar con cuantas personas necesiten de atención o de alguna necesidad específica, rogamos lo pongan en nuestro conocimiento a través del teléfono (656 82 02 80) o correo (comunicacionmauxiliadorac@gmail.com) para atenderlas dentro de nuestras posibilidades. Del mismo modo, aquellas personas que quieran ayudar y colaborar con donaciones para poder llevar el auxilio y la esperanza a los más vulnerables se pueden poner en contacto con nosotros a través de los medios antes indicados.

Vocalía de Caridad

Homilía completa del Papa durante la bendición Urbi et Orbi extraordinaria

«Al atardecer» (Mc 4,35). Así comienza el Evangelio que hemos escuchado. Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa.

Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente. En esta barca, estamos todos. Como esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: “perecemos” (cf. v. 38), también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos.

Es fácil identificarnos con esta historia, lo difícil es entender la actitud de Jesús. Mientras los discípulos, lógicamente, estaban alarmados y desesperados, Él permanecía en popa, en la parte de la barca que primero se hunde. Y, ¿qué hace? A pesar del ajetreo y el bullicio, dormía tranquilo, confiado en el Padre —es la única vez en el Evangelio que Jesús aparece durmiendo—. Después de que lo despertaran y que calmara el viento y las aguas, se dirigió a los discípulos con un tono de reproche: «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?» (v. 40).

Tratemos de entenderlo. ¿En qué consiste la falta de fe de los discípulos que se contrapone a la confianza de Jesús? Ellos no habían dejado de creer en Él; de hecho, lo invocaron. Pero veamos cómo lo invocan: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» (v. 38). No te importa: pensaron que Jesús se desinteresaba de ellos, que no les prestaba atención. Entre nosotros, en nuestras familias, lo que más duele es cuando escuchamos decir: “¿Es que no te importo?”. Es una frase que lastima y desata tormentas en el corazón. También habrá sacudido a Jesús, porque a Él le importamos más que a nadie. De hecho, una vez invocado, salva a sus discípulos desconfiados.

La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad. La tempestad pone al descubierto todos los intentos de encajonar y olvidar lo que nutrió el alma de nuestros pueblos; todas esas tentativas de anestesiar con aparentes rutinas “salvadoras”, incapaces de apelar a nuestras raíces y evocar la memoria de nuestros ancianos, privándonos así de la inmunidad necesaria para hacerle frente a la adversidad.

Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, esta tarde tu Palabra nos interpela se dirige a todos. En nuestro mundo, que Tú amas más que nosotros, hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos fuertes y capaces de todo. Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa. No nos hemos detenido ante tus llamadas, no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo. Ahora, mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: “Despierta, Señor”.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, nos diriges una llamada, una llamada a la fe. Que no es tanto creer que Tú existes, sino ir hacia ti y confiar en ti. En esta Cuaresma resuena tu llamada urgente: “Convertíos”, «volved a mí de todo corazón» (Jl 2,12). Nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás. Y podemos mirar a tantos compañeros de viaje que son ejemplares, pues, ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida. Es la fuerza operante del Espíritu derramada y plasmada en valientes y generosas entregas. Es la vida del Espíritu capaz de rescatar, valorar y mostrar cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes —corrientemente olvidadas— que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo. Frente al sufrimiento, donde se mide el verdadero desarrollo de nuestros pueblos, descubrimos y experimentamos la oración sacerdotal de Jesús: «Que todos sean uno» (Jn 17,21). Cuánta gente cada día demuestra paciencia e infunde esperanza, cuidándose de no sembrar pánico sino corresponsabilidad. Cuántos padres, madres, abuelos y abuelas, docentes muestran a nuestros niños, con gestos pequeños y cotidianos, cómo enfrentar y transitar una crisis readaptando rutinas, levantando miradas e impulsando la oración. Cuántas personas rezan, ofrecen e interceden por el bien de todos. La oración y el servicio silencioso son nuestras armas vencedoras.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. No somos autosuficientes; solos nos hundimos. Necesitamos al Señor como los antiguos marineros las estrellas. Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida. Entreguémosle nuestros temores, para que los venza. Al igual que los discípulos, experimentaremos que, con Él a bordo, no se naufraga. Porque esta es la fuerza de Dios: convertir en algo bueno todo lo que nos sucede, incluso lo malo. Él trae serenidad en nuestras tormentas, porque con Dios la vida nunca muere.

El Señor nos interpela y, en medio de nuestra tormenta, nos invita a despertar y a activar esa solidaridad y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar. El Señor se despierta para despertar y avivar nuestra fe pascual. Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor. En medio del aislamiento donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado. El Señor nos interpela desde su Cruz a reencontrar la vida que nos espera, a mirar a aquellos que nos reclaman, a potenciar, reconocer e incentivar la gracia que nos habita. No apaguemos la llama humeante (cf. Is 42,3), que nunca enferma, y dejemos que reavive la esperanza.

Abrazar su Cruz es animarse a abrazar todas las contrariedades del tiempo presente, abandonando por un instante nuestro afán de omnipotencia y posesión para darle espacio a la creatividad que sólo el Espíritu es capaz de suscitar. Es animarse a motivar espacios donde todos puedan sentirse convocados y permitir nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad y de solidaridad. En su Cruz hemos sido salvados para hospedar la esperanza y dejar que sea ella quien fortalezca y sostenga todas las medidas y caminos posibles que nos ayuden a cuidarnos y a cuidar. Abrazar al Señor para abrazar la esperanza. Esta es la fuerza de la fe, que libera del miedo y da esperanza. «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Queridos hermanos y hermanas: Desde este lugar, que narra la fe pétrea de Pedro, esta tarde me gustaría confiarlos a todos al Señor, a través de la intercesión de la Virgen, salud de su pueblo, estrella del mar tempestuoso. Desde esta columnata que abraza a Roma y al mundo, descienda sobre vosotros, como un abrazo consolador, la bendición de Dios. Señor, bendice al mundo, da salud a los cuerpos y consuela los corazones. Nos pides que no sintamos temor. Pero nuestra fe es débil y tenemos miedo. Mas tú, Señor, no nos abandones a merced de la tormenta. Repites de nuevo: «No tengáis miedo» (Mt 28,5). Y nosotros, junto con Pedro, “descargamos en ti todo nuestro agobio, porque Tú nos cuidas” (cf. 1 P 5,7).

BENDICIÓN DE MARÍA AUXILIADORA

Hoy día 24 de marzo la Archicofradía de María Auxiliadora Coronada, tras haber comenzado el pasado día 13 de marzo una Novena Extraordinaria encomendándonos a Nuestra Madre para pedir una gracia en particular en estos momentos tan difíciles.

Culminamos con la Conmemoración mensual a María Auxiliadora que se retransmitirá a través del siguiente enlace www.youtube.com/salesianostrinidadsev con el Rezo del Santo Rosario a las 19.30 h, seguido de la Celebración de la Eucaristía a las 20.00 h.

Desde la Archicofradía queremos hacer llegar a través de este vídeo la Bendición Solemne de María Auxiliadora a todos los hogares del mundo, para que el Señor, por intercesión de la Santísima Virgen, bendiga y proteja a cuantas personas necesitan de su auxilio y su esperanza, ante esta gran crisis que el mundo está sufriendo.